María

“Toto, nuestro Cocker Spaniel de 7 años llegó a nosotras hace aproximadamente 9 meses. Lo único que sabíamos de él es que había pasado todos esos años amarrado en un garaje hasta que sus antiguos dueños consiguieron carro nuevo y necesitaban hacer uso de ese espacio. A partir del momento que lo vimos sabíamos que iba a ser parte de nuestra manada.

Después de un inicio un poco caótico empezamos a notar en Toto comportamientos agresivos hacia sus hermanos de manada y perros externos a la misma, incluso notamos que Toto se alteraba tanto con otros perros que hasta yo era víctima de su agresión redirigida. Como amante de los perros sé lo importante que es pasar tiempo con ellos, sé lo importante que es socializarlos y darles espacio de distracción fuera de la casa, sin embargo, con Toto se nos imposibilitaba poder realizar todas esas acciones por temor a que causara daño o le causaran a él daño.

A los pocos meses, durante un evento de adiestramiento canino conocimos a los muchachos de LineUp Dog y unas pocas semanas después del encuentro nos decidimos y contratamos sus servicios. Ana fue la entrenadora de Toto y desde el momento que tuvimos la entrevista en casa supimos que las cosas iban a mejorar. Toto, quien nos demostró tener una capacidad extraordinaria para aprender avanzó a pasos de gigante y me obligó a mí, su dueña a seguir su ritmo, ese que Ana notó en Toto desde las primeras sesiones.

Trabajamos con Toto durante 2 meses, los mejores dos meses para Toto y para mí, nos encargamos de poner límites, aprender a caminar juntos y lo más importante aprendimos como enfrentar situaciones con otros perros (que tanto Toto como yo temíamos), todo eso lo logramos en conjunto con Ana quien nos dio las herramientas necesarias y quien se encargó de fortalecer nuestro vínculo.

El día de hoy disfruto de las caminatas con Toto, no temo soltarlo en un parque y sé bien identificar los puntos débiles de Toto, en el cual seguiremos trabajando. Lo que aprendí con los muchachos de LineUp Dog será algo que podré poner en práctica durante toda mi vida con mis perros y los que vendrán.

Ellos me felicitan por el trabajo obtenido, sin embargo, ni Toto ni yo hubiéramos llegado hasta acá sino fuera por la dedicación, paciencia y compresión de Ana. ¡Las felicitaciones y agradecimientos a ella también!