Ana Solís

Educadora & Estilista Canina Titulada

Amplia experiencia en estilismo y manejo canino, con técnicas enfocadas en la salud y el bienestar animal.

 

Creciendo rodeada de animales

Desde pequeña siempre viví rodeada por todo tipo de animales, lo que me hizo crecer con un gran amor y respeto por ellos. Conforme pasaban los años, mis ganas de entender y, en un futuro, trabajar con ellos, aumentaban, pero hubo un momento que marcó mi vida e hizo que estas ganas crecieran aún más: Cuando llegó a casa mi pequeña perrita Kiara.

 

Kiara llegó con dos de sus hermanitas a nuestro hogar cuando tenían apenas unas semanas de nacidas. Su madre las había rechazado y me tocó asumir el papel de madre sustituta. Esto conllevaba a una gran responsabilidad, los perritos necesitaban muchos cuidados, entre éstos que les dieran su leche, que las asearan y sobre todo que les brindaran mucho amor.

 

Lastimosamente sus hermanitas no resistieron y murieron, lo que me dejó un gran pesar. Yo apenas era una niña, casi adolescente, y había muchas cosas que no sabía, pero puse todo mi esfuerzo para aprender e investigar cómo poder sacar a esta perrita que me quedaba adelante. Decidí dar lo mejor de mí para que no muriera como sus hermanas, y para mi alegría, Kiara fue creciendo muy sana y fuerte; nuestro vínculo fue aumentando, convirtiéndose en un miembro más de nuestra familia.

 

Kiara a su mes y medio

 

 La salud en la belleza

Siendo ya una perrita saludable, un día decidí llevarla a una estética canina para que le cortaran su pelito y verla como la más bonita; era algo totalmente nuevo para ambas, mis ojos brillaban cada vez que Kiara era atendida. Así, al paso del tiempo me interesó mucho el cuidado estético de los perros, por esto empecé a leer y observar videos para aprender cómo atenderla yo misma, a ella y a otros perritos que habían llegado a casa aumentando nuestro núcleo familiar. Entonces entendí que no era solamente una cuestión de ver a mi perrito más lindo, sino que también es una cuestión de salud, que cada cosa que se realiza es para mantener a mi mascota sana.

 

Habiendo aprendido por mi cuenta, decidí tomar acción e investigar en qué lugar podría instituirme para estudiar grooming, estética canina, y aprender a formar todo este amor que sentía por los animales en algo que les hiciera bien, que no solamente quedara en palabras sino transformarlo en hechos y trasmitirlo no solo a mis perritos sino a las mascotas de otras personas a quienes pudiera atender. Por fortuna encontré el lugar ideal donde pude aprender muchísimo más y cumplí así uno de mis sueños.

 

Claro, al aprender grooming no pude evitar conocer a cientos de perritos con sus fascinantes y diferentes formas de ser, despertando mi curiosidad por entender a los perros aún más, especialmente, cómo tratarlos y educarlos. Y como había decidido estudiar grooming de manera profesional, también decidí estudiar sobre comportamiento animal y titularme.

 

Con el tiempo atendí a muchos perros más, pero ella fue la primera

 

En el mundo de la educación canina

Diría que una cosa me llevó a la otra, pero en realidad puedo decir que nacieron en paralelo. Fue así como entré a este mundo fascinante, algo que me permitió hacer más feliz a mi mascota, que me dejó fortalecer más ese vínculo que me unía a ella, aprendí a comunicarme con Kiara, a entenderla.

 

Este camino me permitió también conocer a mis compañeros de LineUp Dog, unas personas maravillosas, de las cuales he aprendido mucho. Con ellos comparto el amor por los perros y esas ganas de ayudar a los demás a crear una relación efectiva con su mascota, una relación divertida y llena amor, no solo para la mascota, sino también para toda la familia.